El 27 de abril pasado se cumplieron exactamente 2 años y medio de la elección presidencial de 2019 (la primera vuelta). A partir de entonces puede decirse que entramos en la segunda parte del período inter-electoral. Esto es, que ya estamos más cerca de la elección que viene que de la que pasó (no ocurre lo mismo con el período de gobierno, que comienza meses más tarde de la elección).
En este contexto Equipos Consultores consultó a los uruguayos, como lo hace regularmente, a qué partido votaría “si las elecciones fueran hoy”. Las respuestas a esta pregunta no pueden considerarse aún una “intención de voto” porque estamos lejos aún de cualquier elección o campaña, sino que se consideran una “simpatía política por partido”.

simpatia-politica-1.jpg
LOS RESULTADOS
Al terminar abril, el Frente Amplio lidera con comodidad la simpatía política de los uruguayos con 35% de las preferencias, seguido por el Partido Nacional con 25%. Más distantes se encuentran el Partido Colorado (5%) y Cabildo Abierto (2%). Los otros partidos suman 1%, mientras hay una cifra significativa de orientaciones hacia el voto blanco o nulo (7%) y una mucho más significativa aún de indecisos (25%). Si se analizan los resultados por bloque político, nos encontramos con una importante paridad. El Frente Amplio supera por pocos puntos a la suma de los partidos de la Coalición Multicolor (35% a 32%). Por lo tanto, la “foto” del momento vuelve a mostrar un escenario de paridad, con un alto número de indecisos y personas que votarían en blanco o anulado.

COMPARACIÓN CON ELECCIÓN 2019

Cuando se comparan los resultados actuales con los de la elección de 2019, es necesario señalar que todos los partidos se encuentran por debajo de su votación anterior, aunque no todos en la misma magnitud. El Frente Amplio obtuvo el 39% de los votos y hoy tiene el 35% de las adhesiones, por lo que tiene un balance de -4. El Partido Nacional tuvo el 29% de los votos y hoy registra 25%, por lo que también obtiene un -4. Es decir, comparados con la elección anterior, los dos principales partidos del sistema están por debajo de su votación en la misma magnitud absoluta (aunque, en términos relativos a su propio electorado, la pérdida del Partido Nacional es mayor). El Partido Colorado y Cabildo Abierto, que recibieron el 12% y 11% de los votos respectivamente, hoy tienen 5% y 2%, por lo que su pérdida es de -7 y – 9.

LA EVOLUCIÓN

Si se analiza la evolución de los datos en los últimos tiempos se aprecian algunas tendencias significativas. El Frente Amplio se encuentra en una franja de razonable estabilidad. Su resultado actual, de 35%, es prácticamente el centro del eje en el que se ha movido en los últimos dos años. Estuvo algo por debajo de eso en el tercer cuatrimestre de 2020 cuando marcó 33%, y por el contrario llegó a su máximo en el último cuatrimestre de 2021, cuando alcanzó 38%. El Partido Nacional, en cambio, ha perdido algo de terreno. Durante 2020 y 2021 el Partido Nacional se había mantenido en 30% o por encima (superando su votación de 2019) pero, al comenzar 2022, los resultados lo muestran un escalón por debajo de esa línea, de 28% en el primer trimestre, y de 25% en la medición de abril. Es prematuro aún para concluir si se trata de una oscilación coyuntural, o de un nuevo escalón en las adhesiones hacia el Partido Nacional. El Partido Colorado y Cabildo Abierto han venido alternándose en el tercer lugar, con diferencias pequeñas entre sí, y sin superar el 5% de adhesiones, lo que marca con claridad que ninguno de los dos partidos (ni el histórico, el que más gobernó nuestro país a lo largo de su historia, ni el nuevo y recientemente creado) ha logrado encontrar sendas de crecimiento partidario en esta etapa. Esta dificultad de consolidación y crecimiento también parece incluir al resto de los partidos del sistema. Luego de una elección de 2019 en la que aumentó la fragmentación del sistema de partidos, y en un período en el que tenemos un récord de 7 partidos distintos representados en el Parlamento, hoy solo dos de ellos (Frente Amplio y Partido Nacional) mantienen bases electorales de peso considerable. Por su parte, los indecisos se mantienen elevados. De hecho, los datos del primer trimestre de 2022 al igual que los de abril muestran un registro de 25% que es muy alto en perspectiva histórica.
Los resultados muestran que luego de la campaña del Referéndum contra la LUC no se intensificaron las adhesiones partidarias sino que, incluso, se observa la situación contraria.

Por supuesto, todos los partidos podrían crecer, a partir del significativo número de indecisos que quedan por “distribuir”. Buena parte de las campañas que se iniciarán en 2023, y con más fuerza después de las internas de 2024, estarán orientadas a la captación de estos segmentos. Cuando la comparación con 2019 se realiza mirando la estructura de bloques, emerge una conclusión notoria. En términos agregados, los partidos de la Coalición Multicolor, sumados, acumulan una baja electoral significativamente mayor que la del Frente Amplio. El Frente Amplio se encuentra en -4, es decir, cuatro puntos por debajo de su votación anterior (con 25% de indecisos), pero los partidos de la Coalición Multicolor hoy están en -22. La “foto” de abril muestra que, si las elecciones fueran hoy, difícilmente se repetiría un escenario de amplia ventaja de la Coalición Multicolor, como fue la primera vuelta de 2019 (15 puntos de ventaja). Con los datos actuales cualquiera de los dos bloques podría obtener la mayoría legislativa (dependiendo de su capacidad de captar indecisos) e, incluso, ganar con cierta amplitud, pero el escenario sería más parejo de lo que fue la primera vuelta de 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.