En la tarde de ayer sobre las 18:15 el puente ubicado en la desembocadura de la Cañada «La Paraguaya» colapso mientras circulaban automóviles particulares y motocicletas, el derrumbe el que debió ser advertido y reparado en tiempo y forma, inexorablemente cedió, se derrumbo, y esto pudo haber culminado en una tragedia, «las cosas por su nombre»

La señalización tímida y casi nula que había colocado la Intendencia de Salto, «4 balizas y una cinta de pare» sobre parte de la calzada que estaba notoriamente hundida, termino en las aguas de la cañada, por lo que se puede asegurar que nunca hubo una idea cierta de la magnitud del deterioro del puente, «caer iba a caer, cuando, como y hasta donde cedería? jamás lo previo el departamento de obras» 

Una desgracia con suerte…

Desde el departamentos de obras, a principio del mes de mayo vaticinaron que el 14 del corriente, cuando el Río comenzara a descender iniciarían con las tareas de reparación, algo que no solo no hicieron, tampoco evaluaron el deterioro acelerado de la estructura.

En resumen los que circulaban a diario por el lugar «estaban rifados», si bien no hubo que lamentar victimas, «estuvo demasiado cerca de suceder lo peor». Hasta donde debe seguir pasando desapercibida la inoperancia y la falta total de interés por parte de los jerarcas municipales como la del propio intendente… «el mantenimiento básico de una ciudad» es primordial, denotan en todos los sentidos que estan únicamente para «la campaña electoral» o bien para la foto en la prensa «paga» mientras estos inauguran alguna «chuchería sin relevancia».

Salteños merecemos algo mejor…  

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.